Lobby 33, Piso 8 Av. Patria #1891, Conjunto Real Acueducto Zapopan, Jalisco. (33)3111 6800 contacto@grupoabsa.com
Fuente: euautomation.com

El sector de la logística y la cadena de suministro se ha visto inundado con nuevas y novedosas tecnologías de transporte durante los últimos años, con cosas como drones y convoyes de camiones autoconducidos copando titulares. Sin embargo, los expertos no prevén que muchas de estas tecnologías estén disponibles a nivel comercial y generalizado hasta dentro de otros cinco o diez años. 

El 7 de diciembre de 2016, Amazon probó con éxito su sistema de entrega con drones Prime Air para entregar un paquete en tan solo 13 minutos desde el clic hasta la entrega. El dron, capaz de despegar, aterrizar y volar de forma completamente autónoma, lo hizo a una altitud de 400 pies, el límite legal establecido por la Administración Federal de Aviación estadounidense, y puede transportar cargas de hasta 2,3 kg.

Otro avance más reciente, que tuvo lugar en agosto de 2017, fue cuando el Gobierno británico concedió un contrato al Transport Research Laboratory (TRL) para probar pequeños convoyes de camiones autoconducidos en las carreteras del Reino Unido. En estos pelotones, compuestos por tres vehículos, el vehículo de cabeza lo conduce un conductor humano. Los vehículos autoconducidos que le siguen replican de forma autónoma la frenada, la aceleración y los movimientos de volante del que va en cabeza. Esta tecnología permite que los camiones autoconducidos conduzcan mucho más próximos al vehículo de cabeza, lo que reduce el arrastre aerodinámico, haciendo que el vehículo consuma menos combustible y reduciendo la congestión del tráfico.

A pesar de las ventajas que estas tecnologías ofrecen, puede que aún quede una larga espera para disfrutarlas. En un artículo publicado para la Revisión tecnológica del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Otto, una empresa que readapta camiones actuales con sistemas de autoconducción, expone que “los nuevos avances para los camiones se encuentran inmersos en un ciclo que durará ocho años y no podemos esperar”. Según el MIT, esta tecnología estará disponible en cinco o diez años.

A excepción de un pequeño porcentaje de empresas dispuestas a invertir especulativamente en las fases de investigación y desarrollo de estas tecnologías incipientes, el mejor modo de proceder para la mayor parte de las empresas, especialmente aquellas que reparten piezas industriales a fabricantes, y el que probablemente ofrezca resultados más inmediatos, es el de centrarse en lograr entregas en el mismo día.

El vendedor de productos alimentarios Tesco y el de bienes de consumo Argos han traspasado las fronteras de las modalidades existentes al ofrecer entregas en el mismo día a nivel nacional. Argos, por ejemplo, dedicó cuatro años a reconfigurar su cadena de suministro para sacar provecho de sus 700 tiendas físicas.

“Comenzamos a percibir nuestras tiendas no solo como comercios, sino como posibilidades de materialización”, explica Bertrand Bodson, director ejecutivo del área de tecnología digital de Argos, a Diginomica.com. “Y también a potenciar algunas de las cosas que son tan especiales para nosotros, como una vista única de las existencias, que es algo que muy pocos en el mundo tienen.

La mayoría de los vendedores minoristas saben dónde se encuentran sus existencias, pero en los palets, lo que hace muy difícil aprovechar el servicio de compra por Internet y recogida en tienda. Por otro lado, el movimiento de algunos artículos es superrápido y el de otros más lento, pero hay que tenerlos para ofrecerlos a los clientes con el fin de que estos puedan elegir entre todas las opciones. Contar con todos y cada uno de los artículos en existencias en un determinado momento resulta realmente valioso para nosotros”.

Aunque puede que la entregas en el mismo día del mercado de consumo minorista sea un “deseo” útil, más que una “necesidad” crucial, en las empresas industriales, unos plazos de entrega cortos pueden evitar costosos tiempos de inactividad. Según Business Insider, un minuto de tiempo de inactividad imprevisto puede costar unos 65 $ en el sector aéreo, unos 8851 $ en el mercado de los centros de datos y unos 22 000 $ en el sector automovilístico.

Como proveedores de piezas industriales obsoletas, en EU Automation somos más conscientes que nadie de este problema y es por eso que nos esforzamos por realizar entregas con tiempos de envío extraordinariamente cortos. Podemos suministrar piezas a cualquier lugar de Europa en un plazo de nueve horas. También ofrecemos entregas al día siguiente a cualquier parte del mundo, gracias a centros de distribución claves ubicados en Chicago, Singapur y el Reino Unido.

Los sistema de entrega autónomos ofrecen, sin lugar a dudas, unas perspectivas apasionantes para el futuro del sector de la logística y la cadena de suministro. No obstante, los fabricantes no deberían dejar que esto eclipse las necesidades que sus empresas tienen en este momento. Mientras tanto, elija a un proveedor que ofrezca entregas en el mismo día, y no pierda de vista el cielo por si algún día llega esa entrega mediante dron autónomo.

A %d blogueros les gusta esto: