Lobby 33, Piso 8 Av. Patria #1891, Conjunto Real Acueducto Zapopan, Jalisco. (33)3111 6800 contacto@grupoabsa.com
Por: Lic. Pedro Cepeda, Especialista de Contenidos, Grupo ABSA

La fabricación inteligente está cambiando las prioridades para los usuarios y redefiniendo lo que esperan de los fabricantes de equipo original (OEMs). Esto requiere de máquinas inteligentes (Smart machines), las cuales puede diseñar y construir bajo las necesidades del usuario.

Para sus clientes, puede ser difícil decidir qué equipo les permitirá mejorar sus operaciones de fabricación.  Es por este motivo que como OEM, tiene el desafío de cumplir con una serie de expectativas, pues son los fabricantes los que a través de máquinas inteligentes facilitan el acceso a datos y para ser transformados en conocimiento valioso.

Principalmente hay cuatro factores que se deben considerar dentro del viaje de sus clientes hacia la transformación digital con el fin de alcanzar la competitividad dentro de la industria del futuro. Estos factores son:

Mercado – Los factores económicos y políticos ejercen presión competitiva sobre las empresas. Además, las expectativas de los consumidores van en aumento. Las empresas innovadoras han elevado los estándares en todos los sentidos.

Fuerza laboral – La propiedad intelectual y el conocimiento se están yendo con la fuerza laboral que envejece y a la vez, los nuevos talentos a menudo carecen de la experiencia tecnológica necesaria y los costos de mantener a los Ingenieros en campo son cada vez mayores.

Riesgos – Dentro de todas las industrias, existen múltiples riesgos que pueden ser muy costosos y pueden llevar a resultados catastróficos para la empresa y las personas si no se tienen los protocolos de seguridad necesarios. Además, las prácticas BYOD (Bring Your Own Device) causan nuevos problemas de seguridad.

Tecnología: Los recientes protocolos de comunicación y la conectividad requieren de sistemas que les permitan capturar, mover y analizar datos a través de una red de operaciones.

Podría ser que el reto más importante al que se enfrenta sea la continua necesidad de innovar. Sus clientes esperan que los ayude a obtener una ventaja frente a su competencia. Además, requieren de su ayuda para optimizar el rendimiento de sus activos, cumplir con los requerimientos normativos, maximizar la calidad y seguridad del producto y proteger a los trabajadores y al medio ambiente. Esto se suma a las presiones que enfrenta internamente para aumentar la rentabilidad y mejorar el tiempo de comercialización.

De manera general, las operaciones de producción inteligentes ocurren cuando se encuentran integradas a las operaciones de TI. Esta integración comúnmente conocida como IIoT y a la que Rockwell Automation denomina Empresa Conectada (The Connected Enterprise), habilita funciones, equipos y sistemas de negocio más amplios a la hora de recopilar, compartir y analizar datos en tiempo real. Todos los sistemas están basados en una arquitectura de red abierta, que acelera los procesos y la toma de decisiones.  En algunos casos, las máquinas pueden hacer los ajustes sin intervención humana, lo que disminuye y previene el mantenimiento, reduce las paradas y acelera el ciclo de la producción. No es suficiente simplemente recopilar datos. Es necesario transformar esa información en acciones que traigan beneficios.

las máquinas inteligentes generan muchos datos, pero estos tienen poco valor si no son analizados y compartidos de manera colaborativa. Las soluciones basadas en la nube y en análisis y los equipos inteligentes facilitan las operaciones de mantenimiento para los OEM y ofrecen niveles de eficiencia y productividad sin precedentes para los fabricantes.

Las máquinas y equipos inteligentes pueden ayudarlo a enfrentar todos estos desafíos, posicionándolos a usted y a sus clientes con mayor éxito. Las máquinas inteligentes ayudan a los clientes finales a, por ejemplo, utilizar los datos recopilados por sensores y sistemas de control, de tal manera que puedan incrementar la disponibilidad y el rendimiento. los usuarios pueden examinar cada aspecto del flujo de trabajo de la producción en tiempo real, lo que permite agilizar procesos o predecir fallas en los equipos. Otro ejemplo tiene que ver con la calidad. Si los sensores en la línea de producción pueden programarse para ejecutar inspecciones de calidad a medida que los productos pasan a través de ellos, las empresas pueden reducir los índices de rechazos. Eso se puede traducir en grandes ahorros.

Tras la rápida evolución del Internet de las cosas industriales (IIoT), los OEMs toman un papel que va más allá de simplemente aumentar la competitividad de sus clientes. Por medio de máquinas inteligentes, los fabricantes de equipo original se ven delante de un nuevo reto: ayudar a sus clientes a entrar o avanzar en el mundo de la Industria 4.0 y así formar parte del futuro de la industria a la que pertenecen.

Si quieres más información o deseas que nuestro especialista te asesore, contáctalo en:

 

Ing. Carlos Arroyo
Distributor OEM Technical Consultant
Cel:  (33) 1466 3034
Correo: carlos.arroyo@grupoabsa.com

A %d blogueros les gusta esto: