• Lobby 33, Piso 8 Av. Patria #1891, Conjunto Real Acueducto Zapopan, Jalisco.
  • |
  • (33)3111 6800
  • |
  • contacto@grupoabsa.com

Computación en el borde para la integración de la TI/TO

Fuente: euautomation.com

Disminuir la brecha entre la tecnología de la información (TI) y la tecnología operativa (TO) constituye un paso fundamental para materializar una fábrica realmente inteligente. Cuando la TI y la TO convergen, los datos recopilados desde los dispositivos del IdC pueden analizarse de forma eficaz y ser transformados rápidamente en información de valor. La computación en el borde se sitúa justo en el espacio intermedio entre la TI y la TO, y puede por tanto facilitar la convergencia de estos mundos aparentemente distantes.  


Tradicionalmente, la TI y la TO han existido como entidades independientes que servían a propósitos distintos. La TI está compuesta por sistemas informáticos que crean, transmiten y almacenan datos de manera segura, mientras que la TO engloba el hardware y el software que ejecutan y controlan los sistemas de producción en la fábrica.


Recientemente, la aparición del Internet industrial de las cosas (IIdC) ha unido estos dos mundos. Los dispositivos preparados para el IIdC en la fábrica suelen contar con capacidades de comunicación integradas que les permiten recopilar y transmitir datos que los fabricantes utilizan con el fin de maximizar la producción y minimizar los tiempos de inactividad. Esos datos deben ser procesados, almacenados y protegidos de los ciberataques, y esas son tareas que requieren de la pericia de los equipos que gestionan la TI.


Para aprovechar al máximo las ventajas de la Industria 4.0, hay empresas vanguardistas que están convergiendo la TI y la TO. Los ejemplos de sistemas que combinan la TI y la TO son ya habituales en el sector de la fabricación e incluyen aplicaciones de visión artificial, sistemas de seguimiento, sistemas de control del estado a distancia y muchos otros elementos.


Los retos de los macrodatos


La convergencia de la TI y la TO permite a los fabricantes procesar de forma eficaz inmensos volúmenes de datos sin estructurar. Una forma de gestionar los datos consiste en enviarlos a la nube, donde pueden ser procesados, filtrados y transformados en información que los fabricantes pueden utilizar para tomar medidas. No obstante, procesar macrodatos directamente en la nube requería tiempos de respuesta prolongados y una gran cantidad de ancho de banda. La computación en el borde ofrece una solución viable a ese problema.


En la computación en el borde, los datos se procesan lo más cerca posible de la fuente donde se generan, sin interactuar con la nube. De esta forma, se pueden analizar y filtrar directamente en la fábrica inmensos volúmenes de datos sin estructurar, y solo aquellos que resulten relevantes se enviarán a la nube para ser almacenados de forma prolongada o para su distribución a través de varias redes. 


Procesar datos en el borde tiene múltiples ventajas. En primer lugar, ofrece mejoras considerables en cuanto al tiempo de respuesta y el consumo de ancho de banda. En segundo lugar, minimiza la transferencia de datos y, con ello, la posibilidad de que sufran robos o daños por parte de ciberdelincuentes mientras se cargan en la nube. Por último, al reducir la cantidad de datos que han de procesarse y guardarse en la nube, se reduce el coste de la gestión de esta. 


Una vía para la convergencia de la TI y la TO


Uno de los problemas que puede obstaculizar la convergencia de la TI y la TO es la diferencia en la frecuencia con que se recopilan los datos. La TO trabaja en tiempo real con velocidades de procesamiento de milisegundos o inferiores al milisegundo, mientras que la TI requiere tiempos de muestreo mucho más largos. Al reducir los tiempos de cálculo, la computación en el borde une ambos mundos y ofrece a los responsables de planta la posibilidad de realizar sofisticados análisis de datos en tiempo real. 


Hay varios ejemplos de soluciones de computación en el borde que ayudan a las empresas a disminuir la brecha entre la TI y la TO. Por ejemplo, la computación en el borde MELIPC de Mitsubishi combina hardware robusto con la posibilidad de registrar y analizar datos en tiempo real. Esta y otras soluciones similares llevan la TI a la fábrica y ayudan a los fabricantes en su camino hacia la Industria 4.0.


La convergencia de la TI y la TO es uno de los numerosos retos que los fabricantes deben superar para aprovechar al máximo las ventajas de la digitalización, aunque una combinación inteligente de la computación en el borde y en la nube para el análisis de datos puede marcar una enorme diferencia a la hora de hacer realidad la fábrica inteligente.